Todo lo que debes saber sobre la facturación por maxímetro

Todo lo que debes saber sobre la facturación por maxímetro

La facturación por maxímetro hace que no se corte la luz si superas el máximo de potencia contratada, pero puede tener repercusiones importantes en tu factura. En este post te contamos para qué sirve y en qué casos puedes solicitarla.

 

¿Para qué sirve la facturación por maxímetro? 

 

La potencia contratada con tu compañía marca el máximo de kW que puedes consumir al mismo tiempo. Si te pasas (por ejemplo, porque conectas varios aparatos a la vez), lo normal es que salte el ICP (Interruptor de Control de Potencia, popularmente conocido como ‘el chivato’ o ‘los plomos’) de tu cuadro eléctrico, cortando el suministro. 

 

En este caso, tendrías que apagar algunos de los aparatos que estaban conectados y subir de nuevo el ICP. Si tu ICP salta frecuentemente, es una clara señal de que deberías subir la potencia contratada. 

 

Esto es especialmente importante tras el cambio de tarifas de junio de 2021, que abre la posibilidad a contratar dos potencias diferentes (una para las horas valle y otra para las horas llano y punta). 

 

La idea es que, para ahorrar, se suba la potencia en las horas valle para centrar el consumo en esta franja horaria, que es más barata, y se baje la potencia de las horas punta y llano. Si no calculamos bien y sobrepasamos la potencia que hemos contratado, saltará el ICP y se cortará el suministro (para ajustarlo, tendremos dos cambios gratis de potencia hasta mayo de 2022).

Pero, ¿qué pasa en aquellas instalaciones en las que no se puede cortar el suministro de luz en ningún momento? En estos casos se usa la facturación por maxímetro, que no interrumpe el suministro eléctrico aunque se sobrepase la potencia contratada.

 

¿Quiénes tienen facturación por maxímetro?

 

Principalmente, los clientes con potencia eléctrica superior a 15 kW o que cuenten con una instalación de alta tensión, como las industrias o las fábricas.

 

Lo normal es que las instalaciones de baja tensión o con potencias inferiores a 15 kW cuenten con un ICP (y no con un maxímetro), pero hay algunas instalaciones en las que, por seguridad, no se debe interrumpir nunca el suministro. Por esto, también se usa la facturación por maxímetro en casos como:

 

  • Comunidades de vecinos con ascensor.
  • Hospitales o quirófanos.
  • Viviendas con alguna persona con necesidades médicas especiales, como respiración asistida.

 

¿Cómo funciona un maxímetro?

El maxímetro hace una media de la potencia eléctrica consumida en intervalos de 15 minutos y registra la potencia máxima del mes. Mide la energía activa, la energía reactiva y la potencia máxima demandada.

 

Es importante saber que, aunque no corta el suministro eléctrico, sí se puede aplicar penalización por rebasar el término de potencia contratado.

 

Por último, aunque el suministro no se corte en la vivienda por superar la potencia contratada, puede llegar a cortarse puntualmente por alguna avería. Por eso, en casos de necesidades médicas especiales, es recomendable contar con un generador auxiliar para emergencias. 

 

¿Cómo solicitar un maxímetro?

 

Los clientes que contraten una potencia superior a los 15 kW contarán directamente con un maxímetro en su instalación eléctrica. 

 

Si tienes una potencia contratada inferior a 15 kW y necesitas solicitar un maxímetro, debes pedírselo a tu comercializadora, quien a su vez lo comunicará a la distribuidora (que es la compañía responsable del cuadro eléctrico). Es necesario que se acredite de forma documental la necesidad de un maxímetro ante la compañía distribuidora.

 

También debes saber que, para tener un maxímetro, es necesario contratar la potencia máxima admisible que se contempla en el Boletín Eléctrico de la vivienda.

 

¿Cómo funciona la facturación por maxímetro?

 

Antes de mencionar la facturación actual por maxímetro, es importante destacar cómo funcionaba el sistema de facturación hasta ahora.

 

Hasta el 1 de junio de 2021 había 3 reglas generales de facturación del maxímetro:

 

  • Cuando, a lo largo del todo el periodo tarifario, la potencia máxima era inferior al 85% de la contratada, se facturaba el 85% de la energía contratada.
  • Con término de potencia oscilante entre el 85-105% de la contratada, se cobraba la potencia registrada en el maxímetro.
  • Con potencia consumida superior al 105% de la contratada, se cobraba la potencia consumida y el doble de la diferencia entre la demandada y el 105% de la contratada.

 

Desde el 1 de junio de 2021 la facturación por maxímetro ha cambiado, por lo que esta depende del equipo de control de la potencia, tal y como se recoge en la Circular 3/2020, de 15 de enero, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. En concreto, hay 5 tipos:

 

  • Tipo 5: Potencia contratada en cualquier periodo inferior a 15 kW.
  • Tipo 4: Potencia contratada superior a 15 kW e inferior a 50 kW.
  • Tipo 3: Potencia contratada superior a 50 kW e inferior a 450 kW.
  • Tipo 2: Potencia contratada superior a 450 kW.
  • Tipo 1: Potencia contratada igual o superior a 10 mW.

 

En el caso de que la potencia demandada sobrepase la contratada, se procederá a la facturación de los excesos registrados en cada período de acuerdo a una fórmula determinada por el tipo de equipo. 

 

Si quieres saber más sobre cómo te afecta la nueva facturación por maxímetro, en JUAN ENERGY podemos asesorarte para que encuentres la mejor forma de optimizar tu factura de la luz.

 

como cambiarse de compañia electrica

 

    Compartir en redes:
cuanto pagas con juan energy

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

Nueva llamada a la acción
Posts relacionados