¿Qué tipos de bombillas comprar para oficinas?

¿Qué tipos de bombillas comprar para oficinas?

El tipo de bombilla que se use en una oficina influirá directamente en una buena o mala iluminación y esto, a su vez, en un mejor o peor desempeño de los trabajadores. Además, es una obligación de las empresas velar por la salud visual de sus empleados, tal y como establece el Real Decreto 486/1997 sobre normativas mínimas de seguridad y salud en centros de trabajo.

 

Esto es todo lo que necesitas saber para elegir los tipos de bombillas adecuados para tu oficina.

Una iluminación para cada tarea

 

Hay que resaltar que la normativa española da prioridad a las fuentes de luz natural para trabajar, pero si esta es insuficiente o inexistente, entonces se complementa con luz artificial. 

 

La normativa define unos niveles mínimos de iluminación en función de las exigencias visuales de los distintos tipos de tareas. Estos niveles se miden en lux (la unidad de intensidad de iluminación, que hace referencia a los lúmenes por metro cuadrado) de la siguiente forma:

 

  • Áreas de trabajo de baja exigencia visual requieren un mínimo de 100 lux.
  • Para lugares de exigencia moderada, son 200 lux.
  • Labores de alta exigencia visual requieren un mínimo de 500 lux.
  • El trabajo de muy alta exigencia necesita 1.000 lux.
  • Las vías de circulación necesitan entre 50 y 100 lux.

Tipos de bombillas

 

Existen en el mercado varios tipos de bombillas que proporcionan distintos tipos de iluminación, tanto en intensidad como en color, y son:

 

  • Incandescentes. Son las que solemos llamar tradicionales y son las menos eficientes, tienen un alto consumo y generan gran cantidad de calor. Su producción ya está prohibida en la Unión Europea, aunque todavía es posible encontrar algunas en las tiendas.
  • Halógenas. Tienen mucha potencia, pero poca vida útil, y consumen un 30% menos que las incandescentes. 
  • Tubos Fluorescentes. Combinan sales y gases que emiten luz al contacto con la electricidad. Tienen un consumo entre 60% y 80% menor que las tradicionales y tienen una vida útil de 6 a 20 veces más larga. Su desventaja es que hay que esperar unos segundos para que alcancen toda su potencia lumínica y que contienen diminutas porciones de mercurio que, de romperse el tubo, pueden ser contaminantes.
  • Fluorescentes compactas. Usan la misma tecnología de las fluorescentes, pero en forma de bombilla, por lo que tienen las mismas ventajas y desventajas. En ocasiones, reciben el nombre de “bombillas de bajo consumo”, aunque las LED y las halógenas también son de bajo consumo.
  • LED. No generan calor, aguantan muchos ciclos de encendido y apagado, la luz se difumina (por lo que no se concentra en un único punto), consumen hasta un 80% menos que las incandescentes y tienen una vida útil aproximada de 50.000 horas. Además, pueden aportar luz cálida, fría o neutra, según la LED elegida. Por eso, se están convirtiendo en una de las formas de iluminación preferidas en las oficinas.como ahorrar en el suministro energético de tu empresa

    Qué bombillas comprar para oficinas

 

Las bombillas vienen con información que puede ser de ayuda:

 

  • El tono de luz (frío, neutro y cálido). Para el trabajo de oficinas, los expertos recomiendan luces frías, intercalando luces neutras en zonas como los despachos o salas de reuniones.
  • La potencia lumínica expresada en lúmenes (a más lúmenes, mayor potencia). Podemos saber cuántos lúmenes ofrece una bombilla, pero no cuántos lux (lumen por metro cuadrado), dado que esto dependerá de la altura a la que coloquemos la lámpara. Una bombilla dará los mismos lux que lúmenes sólo cuando esté a una altura de un metro y sobre un metro cuadrado de la superficie.
  • El consumo, que se mide en vatios (W). A más vatios, mayor consumo.

Las oficinas no pueden tener un solo tipo de bombillas, ya que la iluminación requerida varía según la labor a realizar. 

 

Además, influyen otros factores como el tamaño de la sala, el número de puntos de luz y la presencia de luz natural. Por eso, se recomienda siempre el uso de un luxómetro para poder verificar que se dan los lux recogidos por la normativa.

 

No obstante, podemos dar algunas recomendaciones generales para escoger el tipo de bombilla ideal para cada área: 

 

  • Para áreas grandes. Para iluminar grandes áreas, se recomienda el uso de tubos fluorescentes ya que, además de proporcionar una buena potencia lumínica, también dan una luz más difusa que abarca más espacio.
  • Para oficinas con exigencia visual alta. Estas son las áreas donde se suele trabajar con ordenador. Se recomiendan bombillas LED o fluorescentes compactas de 500 lúmenes para una iluminación adecuada.
  • Para oficinas con exigencia visual moderada. Las bombillas LED o fluorescentes compactas entre 200 y 300 lúmenes son las indicadas para estas áreas, que generalmente son las se destinan a almacenamiento y manipulación de mercancía.
  • Para oficinas con muy alta exigencia visual. Aquí se usarán bombillas LED con un mínimo de 1.000 lúmenes y, de ser necesarios, se pueden añadir focos como complemento.
  • Para áreas comunes, pasillos y baños. La exigencia lumínica es mucho menor, así que se pueden instalar bombillas de entre 50 y 100 lúmenes. Si el área de paso presenta algún tipo de riesgo de caída, la normativa española exige garantizar un mínimo de 100 lux.
  •  

Esperamos que estos consejos te permitan elegir las mejores bombillas para tu empresa

 

Si también estás buscando la mejor tarifa de luz, te recomendamos que eches un vistazo a todo lo que ofrecemos desde JUAN ENERGY. Nuestras tarifas se ajustan a las necesidades de las empresas y permiten que éstas cumplan con la Ley General de Discapacidad, dado que estamos constituidos como un Centro Especial de Empleo.

 

Además, nuestra electricidad es 100% verde. ¡Convertirse en una empresa responsable nunca ha sido tan fácil!

 

    Compartir en redes:
ahorrar en el suministro energético de tu empresa es posible

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

cuanto pagas con juan energy
Posts relacionados