Cómo reducir las emisiones de CO2 en una empresa

Cómo reducir las emisiones de CO2 en una empresa

El dióxido de carbono (CO2) es el principal gas responsable del efecto invernadero. Reducir las emisiones de CO2  es, por tanto, uno de los objetivos prioritarios para conseguir frenar los efectos indeseados del cambio climático

 

Las empresas son agentes sociales imprescindibles para conseguir un planeta más sostenible. Mediante la implementación de políticas de reducción de emisiones pueden convertirse en organizaciones más rentables, responsables y competitivas. Éstas son algunas ideas para hacerlo.

 

1. Calcular la huella de carbono

 

La huella de carbono sirve para medir el impacto de la actividad empresarial en el medioambiente mediante el cálculo de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de la organización al completo o de uno de sus productos (a lo largo de todo su ciclo de vida).

 

Para conocer la huella de carbono de una entidad, hay que sumar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de las diferentes actividades de la empresa. Esto permitirá detectar aquellas áreas que resultan más contaminantes para después aplicar los correctivos necesarios, así como monitorizar la evolución de las emisiones de la empresa.

 

2. Contratar energía 100% verde

 

Si alguna vez has intentado calcular la huella de carbono de un hogar o de una empresa, quizás hayas reparado en que uno de los primeros datos a tener en cuenta es el consumo de energía (en kWh) y el origen de esta energía.

 

El origen de la energía, es decir, si es de origen renovable o no, e incluso con qué compañía está contratado el suministro, es un dato imprescindible porque la combinación de las diferentes fuentes de energía que ofrece tu comercializadora determina cuánto contamina tu consumo de electricidad. 

 

Para hallar la huella de carbono del consumo de electricidad hay que multiplicar un determinado factor de emisión (que será diferente según la comercializadora) por los kWh consumidos. Ésto nos dará como resultado las toneladas de CO₂ a las que equivale esta actividad (tCO₂e).

Para las empresas que contratan su suministro con una comercializadora de electricidad 100% renovable, el factor de emisión se considera cero. Por este motivo, contratar energía verde disminuye la huella de carbono de la empresa.

 

3. Apostar por el autoconsumo

 

Las instalaciones con paneles solares fotovoltaicos también permiten alimentar a tu empresa con energía limpia y renovable, con la ventaja añadida de que permiten reducir la factura de la luz.

 

La apuesta por el autoconsumo ya es una tendencia asentada entre todo tipo de empresas: según datos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) en 2020 se instalaron 596 megavatios (MW) de potencia fotovoltaica con fines de autoconsumo, lo que supone un 30% más que el año anterior. De ellos, un 56% corresponde al sector industrial, un 23% al comercial y un 19% se refiere al sector doméstico.

 

4. Implementar planes de ahorro energético

 

Un plan de ahorro energético corporativo tiene muchas ventajas: el ahorro de costes, la creación de un entorno de trabajo más saludable, el refuerzo de la identidad corporativa, el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y, cómo no, la reducción de las emisiones de CO2.

 

Si quieres saber más sobre este tema, en nuestro blog puedes encontrar muchos consejos de ahorro energético que se pueden aplicar fácilmente en cualquier empresa u oficina.

 

5. Apostar por políticas de movilidad más sostenibles

 

Las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero derivan de los medios de locomoción. En España, el sector transporte representa el 25% de las emisiones totales, de las cuáles la mayoría procede del transporte por carretera.

 

Las empresas pueden reducir la emisión de CO2 en la empresa promoviendo el trabajo flexible y el teletrabajo, reduciendo los viajes de trabajo, apostando por las videoconferencias, fomentando el uso de transportes menos contaminantes, facilitado la movilidad de los trabajadores en transportes colectivos o ofreciendo ventajas a quienes acudan al trabajo en transporte público, en bicicleta o andando.

 

Otras medidas útiles son la formación en conducción eficiente, la mejora en la flota de vehículos de la empresa y la apuesta por productores locales, que eviten transportes de larga distancia.

 

6. Reducir el uso del papel en oficinas

 

El ahorro de papel desempeña un rol importante en el compromiso medioambiental de la empresa. La industria papelera y de celulosa ocupa el quinto lugar del sector industrial en consumo mundial de energía y utiliza más agua por cada tonelada de papel producida que cualquier otra industria. 

 

Una buena alternativa para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la actividad empresarial es reducir el consumo de papel y apostar por el almacenamiento en la nube que, si bien no es inocuo, tiene un impacto ambiental mucho menor. Además, la digitalización también logrará que la empresa sea más productiva.



Esperamos que te hayan sido de utilidad estos consejos para reducir las emisiones de CO2 de tu empresa. Si estás dispuesto a recorrer el camino de la sostenibilidad,  puedes contar con JUAN ENERGY para contratar electricidad 100% verde y 100% solidaria, cuyos beneficios se destinan íntegramente a apoyar a personas en situación de vulnerabilidad psicosocial. ¡Ser una empresa social y medioambientalmente responsable es más sencillo que nunca!

 

descarga guía lgd para empresas

    Compartir en redes:
cuanto pagas con juan energy

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

descarga la guía de la LGD
Posts relacionados