¿Cómo cumplir con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible)?

¿Cómo cumplir con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible)?

Los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) ayudan a que las empresas adopten un rol más relevante que nunca, dejando atrás el papel de agentes financiadores o donantes para convertirse en parte activa del cambio social.

 

La red Pacto Mundial de la ONU sirve de catalizador de los esfuerzos de compañías y organizaciones en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero todas las empresas, socias o no del pacto, pueden contribuir a cumplir con los 17 ODS y las 169 metas concretas a desarrollar antes del 2030. ¿Sabes cómo hacerlo?

 

   1. Entiende los ODS y sus ventajas 

 

Los ODS no son sólo objetivos para un mundo mejor, también son una oportunidad para que las empresas logren mejorar:  descubriendo nuevas oportunidades de crecimiento y negocio, impulsando el desarrollo de tecnologías más eficientes, adelantándose a las normativas, fortaleciendo las relaciones (con gobiernos, la sociedad y otros actores) y mejorando el valor social y la visibilidad de la empresa.


Trabajar para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible es bueno para el planeta y para el conjunto de la sociedad, pero también es importante tener en mente sus ventajas empresariales, ya que para cumplir los ODS se necesita de un compromiso a largo plazo, de recursos y de tiempo.

 

   2. Define los ODS o metas que quieres cumplir

 

Quién mucho abarca, poco aprieta: no intentes cumplir con todos los ODS, establece prioridades y céntrate en los más relevantes según la actividad o el sector de la empresa.

 

La guía SDG Compass recomienda empezar por realizar una evaluación de los impactos (actuales, potenciales, positivos y negativos) de las actividades comerciales de la empresa. Después, habrá que identificar qué impactos positivos se pueden magnificar y qué impactos negativos se pueden minimizar o evitar.

 

En este paso, se recomienda que la empresa tenga en cuenta toda la cadena de valor: materias primas, proveedores, logística de entrada, operaciones de la compañía, distribución, uso del producto y final de vida del producto.

 

Pongamos un ejemplo del final de vida del producto: una compañía puede detectar como efecto negativo que sus productos son difíciles de reciclar porque es complicado separar sus componentes. En este sentido, puede rediseñar su producto para facilitar el reciclaje, ayudando así a cumplir con el ODS 12 (consumo y producción responsables).

 

Pero también pueden establecerse un ODS en la etapa de proveedores: por ejemplo, una empresa puede cambiar el suministro de energía de su fábrica por energía verde y solidaria, contratando a una compañía sin ánimo de lucro como JUAN ENERGY. De esta manera, contribuye a cumplir con el ODS 7 (energía asequible y no contaminante), con la Ley General de Discapacidad y con otros ODS que promueven acciones en favor de la inclusión social y laboral de todas las personas, como el ODS 4 (educación de calidad), el ODS 11 (trabajo decente y crecimiento económico) o el ODS 10 (reducción de las desigualdades).

 

   3. Establecer objetivos concretos

 

El tercer paso es establecer objetivos SMART, es decir: específicos (Specific), medibles (Measurable), alcanzables (Attainable), relevantes (Relevant) y con límites de tiempo (Timely).

 

Para asegurar que se cumplen, deben establecerse también indicadores clave del desempeño (KPI, por sus siglas en inglés) que sirvan para monitorizar el progreso.

 

Los objetivos pueden ser absolutos o relativos:

 

  • Objetivos absolutos. Son los que sólo tienen en cuenta el KPI: por ejemplo, reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero en viajes de empleados para el año 2023. 

 

  • Objetivos relativos. Comparan el KPI con una unidad de producto. Por ejemplo, que en la elaboración de cada producto se gaste un 20% menos de energía antes del 2022. De esta manera, nos aseguramos que las emisiones de gases no son menores simplemente porque ha disminuido la producción.

 

   4. Difunde los objetivos de la empresa

 

Comunicar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la empresa, expresados de forma sencilla logra un compromiso y una motivación mayor de los empleados y de otros socios o colaboradores. Esta acción también contribuye a trazar alianzas estratégicas dentro del sector. Una vez se comunican los objetivos, la transparencia tiene que continuar hasta el fin del proceso.

 

   5. Comunícalo a la sociedad

 

Divulgar las prácticas de responsabilidad social y sostenibilidad corporativa ayuda a mejorar la imagen de la empresa, a atraer inversiones y a que otras muchas compañías pongan en práctica iniciativas similares. 

 

Es muy importante saber que los datos o las experiencias de tu empresa también pueden servir como una guía para otras organizaciones que quieran sumarse al cambio. De hecho, la red Pacto Mundial anima a que sus socios compartan sus buenas prácticas para que sirvan de inspiración a muchos otros.

 

Además de en las memorias de sostenibilidad, también puedes difundir tus acciones en la web corporativa, redes sociales, eventos, etiquetado o publicidad.

 

En JUAN ENERGY también ayudamos a las empresas colaboradoras a difundir su labor sostenible proporcionándoles un sello con certificación energética 100% verde y 100% solidaria que pueden colocar donde deseen.

 

Únete a #LaCorrienteNARANJA y consigue un mundo más limpio y mejor, sin pagar más por el suministro energético de tu empresa.

 

asesoramiento para empresas - responsable de RRHH

    Compartir en redes:

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

asesoramiento personalizado sidebar - responsable de RRHH
Posts relacionados