Cómo ahorrar energía eléctrica para niños: 9 ideas

Cómo ahorrar energía eléctrica para niños: 9 ideas

¡Ahorrar energía eléctrica también puede ser cosa de niños! Transmitir a las nuevas generaciones la importancia de reducir el consumo de energía y sus beneficios (económicos y medioambientales) solo tiene ventajas. 

 

Si quieres saber cómo ahorrar energía eléctrica para niños, te damos algunas ideas que puedes poner en marcha fácilmente. ¡Presta atención!

 

 

1. Haz del ahorro energético un juego

 

Propicia que cualquiera de las acciones de ahorro energético para niños sean divertidas. Descubre cómo crear una dinámica atractiva que les haga pensar que están jugando. 

 

Por ejemplo, puedes crear un tablero en el que aparezca toda la familia y en el que se apunten puntos positivos para acordarse de hacer una tarea que normalmente se les resiste (por ejemplo, apagar la televisión cuando no se le está prestando atención). 

 

2. Utiliza las luces sólo cuando se necesiten

 

Aprovecha al máximo la luz natural y apaga la luz cuando no vayas a utilizarla. Si abandonas una habitación no dejes la luz encendida. Puedes enseñar estos hábitos a los niños e incluso fomentar que te avisen si te descuidas al apagar las luces. 

 

También podéis diseñar juntos carteles recordatorios para pegar en la puerta de la habitación o establecer una figura de “guardián de las luces”, que será el encargado de repasar todas las habitaciones para asegurarse de que las luces están apagadas antes de salir de casa.

 

3. Abre y cierra la nevera solo cuando sea necesario

 

La nevera es uno de los principales ladrones de energía de la casa. De media, supone un 30% del consumo total del hogar.

 

Abre el frigorífico solo cuando sea necesario y durante el tiempo estrictamente necesario. Haz lo mismo con el congelador. Piensa qué vas a hacer antes de abrir la puerta y fomenta que los niños de la casa hagan lo mismo: además de ahorrar energía, los alimentos se conservarán mejor y más frescos y el motor de la nevera y el congelador durará más tiempo.

 

Los niños mayores pueden colaborar elaborando listas con la fecha de caducidad de los alimentos o de las comidas ya listas que están almacenadas en la nevera (anotando en este caso la fecha de elaboración). Pega la lista en la nevera y evitaréis abrirla para ver lo que hay dentro y para consultar la caducidad. Además, estaréis combatiendo el desperdicio de alimentos.

4. Evita el stand-by

 

No dejes el televisor encendido cuando no lo uses y anima a los niños para que hagan lo mismo. Lo mejor es que se apague con el interruptor y no con mando a distancia, porque así ahorraréis lo que se consume en stand-by. Si el televisor no ofrece esta posibilidad, una buena alternativa son las regletas con enchufe.

 

Para que te hagas una idea de lo que puedes ahorrar, debes saber que un estudio de IDAE indica que el modo stand-by representa el 10,7% del consumo de energía total de la vivienda.

 

5. Enseña sobre energía

 

¿Sabes los pequeños de dónde viene la energía?  Si nadie se lo explica, pueden estar pensando que llega mágicamente a su casa. 

 

Puedes concienciar a los niños con cuentos sobre el ahorro energético y el cuidado del planeta o contarles cómo se produce la electricidad. 

 

6. Cambia la bañera por la ducha

 

Una ducha consume mucha menos energía en casa que un baño, si tienes un termo eléctrico, y además gasta mucha menos agua (entre 20 y 30 litros menos). Por eso, para ahorrar lo mejor es que los niños cambien la bañera por la ducha, siempre y cuando tengan edad y estabilidad para ello. 

 

7. Colada colaborativa

 

Pide a los pequeños que colaboren llevando su ropa al cesto de la ropa sucia o recogiendo toallas hasta tener la lavadora completa, y no a media carga. Dentro de lo posible, elige siempre programas de agua fría, ya que gastan menos electricidad.

 

Si tienes la posibilidad, sustituye también la secadora por el secado al sol e implica a los pequeños en esta tarea.

 

8. Predica con el ejemplo

 

Los niños son conscientes de lo que les rodea y son bastante observadores. Por ello, nada mejor que introducirles en el ahorro energético predicando con el ejemplo. 

 

Presta atención a los pequeños detalles, como apagar el ordenador cuando dejas de usarlo, desenchufar el móvil cuando se haya cargado completamente y otras pequeñas pautas que puedes corregir fácilmente.

 

9. Los juegos electrónicos también “descansan”

 

Si tus hijos utilizan los juegos electrónicos como tablets o videoconsolas para divertirse, debes fomentar un uso responsable de estos juguetes. Pueden divertirse con otros juegos analógicos mientras los digitales "descansan". 

 

Si quieres conocer más medidas de ahorro energético para niños o para adultos, te invitamos a que navegues por nuestro blog. Pagar menos por tu factura de la luz y cuidar el medioambiente es más fácil de lo que piensas.

 

Como ahorrar en la factura de la luz

    Compartir en redes:
cuanto pagas con juan energy

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

Nueva llamada a la acción
Posts relacionados