6 consejos de eficiencia energética en la oficina

6 consejos de eficiencia energética en la oficina

¿Sabías que la mitad de la energía que emplea el sector servicios se consume en los edificios de oficinas? La eficiencia energética en la oficina permite reducir este impacto, aprovechando mejor los recursos del centro de trabajo para reducir la energía consumida y, por tanto, ahorrar y cuidar el medioambiente.

 

Según datos de la última edición de la ‘Guía de Ahorro y Eficiencia Energética en Oficinas y Despachos’ de la Comunidad de Madrid, en una oficina media la climatización es responsable del 40% del consumo de energía; los equipos electrónicos, del 35%; la iluminación, del 20% y el agua caliente, del 5%. Para conseguir una oficina eficiente, es necesario abordar todos estos aspectos con iniciativas como las que te contamos a continuación.

1. Revisa los contratos

 

La revisión de los contratos de luz y gas es uno de los primeros aspectos que debes tener en cuenta. Más allá del precio, es posible que los nuevos contratos te aporten un valor extra, como valor solidario o valor ecológico (si optas por la energía verde), por lo que son dos factores que también debes tener en cuenta si tu empresa apuesta por la Responsabilidad Social Corporativa.

 

Por otro lado, es muy recomendable revisar la potencia contratada para el suministro, ya que se trata de un término fijo en la factura que puede incrementar el coste sustancialmente. Una optimización del término de potencia puede suponer un ahorro de entre un 15 y un 30% en la oficina. Si tienes dudas sobre este aspecto, en JUAN ENERGY podemos asesorarte gratuitamente y sin compromiso.

2. Traza un plan de eficiencia energética

 

Definir un plan con acciones concretas y objetivos es esencial para que no acabe siendo sólo un compendio de buenas intenciones. Puedes estructurarlo en las siguientes partes:



1. Análisis. Puede incluir un análisis de consumo, un informe de revisión de las instalaciones, un informe de detección de los puntos de mejora, un estudio de consumo y de su distribución, una valoración del factor humano (se pueden utilizar encuestas) y una valoración económica de las mejoras (para determinar cuáles son las más rentables).

 

2. Objetivos. Deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un límite en el tiempo. Por ejemplo, reducir la factura de la luz en un 10% en 6 meses.


3. Acciones. En este punto se recogen todas las acciones que se van a llevar a cabo para cumplir los objetivos, tanto si consisten en una intervención en las instalaciones y los equipos, como si están orientadas a la formación del personal.


4. Revisión. El plan debe contar con una revisión constante del cumplimiento de objetivos a medida que se va implementando.



3. Promueve un cambio de hábitos en la oficina

 

Aunque parezca obvio, que todo el mundo apague aquellos aparatos o luces que no está utilizando es uno de los principales retos para alcanzar la eficiencia energética en la oficina. 

 

Para conseguirlo, es necesario formar a los empleados en la cultura de ahorro y divulgar las ventajas que ésta puede aportar a la empresa y a ellos mismos. También se pueden establecer protocolos para que cada empleado tenga claras sus responsabilidades.

 

Algunos de los comportamientos que se pueden transformar fácilmente en la oficina son:

 

  • Apagar las luces cuando se abandona una estancia.

  • Priorizar el uso de las escaleras.

  • Configurar los equipos para que se suspendan al poco tiempo sin uso.

  • Eliminar el uso de salvapantallas.

  • Impresión a doble cara y centrar la impresión en un período de tiempo (Pull Printing).

  • Usar el modo ahorro de los electrodomésticos y equipos.

 

como ahorrar en el suministro energético de tu empresa

 

 

4. Haz pequeños cambios en las instalaciones y equipos

 

Modificaciones en la estructura y en la distribución de la oficina, así como en su aislamiento, puertas y ventanas, pueden tener mucho impacto en el ahorro energético. Pero en esta ocasión vamos a centrarnos en pequeños cambios, fáciles de implementar, que pueden conseguir mucho.

 

  • Instalar sensores de movimiento para las luces en varias partes de la oficina o el edificio puede ahorrar energía que de otra forma se utilizará innecesariamente. Esto es especialmente importante en zonas con poco tránsito, como el parking, los baños o algunos pasillos. 

 

  • Elige las mejores bombillas para la oficina. Si cambias una luz incandescente por una bombilla LED podrás ahorrar hasta un 89% de energía.

 

  • Usa regletas con enchufe para facilitar la desconexión de varios aparatos al mismo tiempo. De este modo, si se apagan al acabar la jornada, serán las mejores aliadas para eliminar el consumo fantasma provocado por el modo stand-by.

 

  • Elige correctamente la iluminación de cada estancia, según la exigencia visual de las tareas que haya que realizar. Así, en una zona de paso se pueden instalar bombillas de entre 50 y 100 lúmenes, que consumen mucho menos.

 

  • Para ahorrar en gas, limita la temperatura de la caldera entre 40 ºC y 50 ºC. Por debajo de los 53 ºC, la caldera de gas natural consigue un ahorro considerable; y es muy poco probable que en una oficina se necesite más temperatura.

 

  • Cuando debas renovar los equipos, apuesta siempre por aparatos con etiqueta energética verde (preferiblemente A o B)

 

  • Elige ordenadores portátiles antes que equipos de sobremesa, ya que son más eficientes energéticamente.


5. Controla la climatización

 

Es habitual que un plan de eficiencia energética en la oficina se enfoque mucho en las luces y, en cambio, se obvie la climatización, que es responsable del 40% del consumo de energía en oficinas.

 

Uno de los consejos principales de ahorro es mantener una temperatura de 20 °C en invierno y 24 °C en verano. Además, hay dos detalles que son vitales: cerrar puertas y ventanas cuando el sistema está en funcionamiento y realizar un mantenimiento anual.

 

6. Apuesta por el autoconsumo y las soluciones verdes

 

Apostar por el autoconsumo mediante paneles solares es una de las mejores decisiones que puede tomar tu empresa. Reducirás tu factura de la luz desde el primer día y, tras unos años, habrás amortizado la inversión.

 

Si, además, combinas los paneles con cubiertas verdes, tendrás cubiertas biosolares que multiplican el ahorro energético de la empresa, ya que la vegetación actúa de aislante del edificio y mejora la productividad de los paneles, al evitar su recalentamiento.

 

¿Qué te parecen estos consejos de eficiencia energética en la oficina? Puedes seguir aprendiendo más en nuestro blog o descargando la Guía para ahorrar en el suministro energético de tu empresa.

 

como ahorrar en el suministro energético de tu empresa

    Compartir en redes:
cuanto pagas con juan energy

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

ahorrar en el suministro energético de tu empresa es posible
Posts relacionados