5 acciones para fomentar la inclusión social desde la empresa

5 acciones para fomentar la inclusión social desde la empresa

La inclusión social es una condición indispensable para lograr una sociedad más justa y democrática. Las empresas, como uno de los principales actores sociales, también deben prestar atención a este aspecto para no dejar atrás a personas que se encuentran en riesgo de exclusión, como pueden ser las personas con discapacidad, personas en situación de vulnerabilidad económica, inmigrantes, minorías étnicas, habitantes de barrios marginales o, entre otros, desempleados de larga duración.

 

Apostar por la inclusión es beneficioso para el conjunto de la sociedad, y también para las empresas. Un negocio más inclusivo ofrece una mejor imagen, es más atractivo para talentos que podrían estar interesados en trabajar en él, para los clientes que valoran esta cuestión y para los propios empleados, que se implican más en una empresa que lucha por la justicia social.

 

En función de las posibilidades de cada negocio y sus características, se pueden llevar a cabo diferentes medidas, estrategias y acciones para fomentar la inclusión social desde la empresa. A continuación, te damos unos ejemplos.

 

   1. Crear un plan para fomentar la diversidad 

 

Muchas empresas están obligadas a elaborar un Plan de Igualdad tras la aprobación del Real Decreto 901/2020. Es conveniente ir un paso más allá y crear un plan para fomentar la diversidad que recoja otras variables, más allá del género, y que articule el compromiso de mejorar la inclusión en la empresa con acciones como:

 

  • Establecer políticas claras de contratación sin discriminación.
  • Crear lugares de trabajo inclusivos y accesibles.
  • Fomentar el crecimiento de todos los empleados.
  • Diseñar acciones para que la diversidad se vea representada en los órganos de decisión.
  • Ascensos y oportunidades de desarrollo con criterios justos.
  • Ofrecer oportunidades de aprendizaje de forma igualitaria.
  • Poner en marcha programas de mentoría y redes de apoyo para personas con dificultades para la inclusión.
  • Sensibilizar y formar sobre la discapacidad y la inclusión.
  • Garantizar la transparencia.
  • Colaborar con organizaciones sin ánimo de lucro que trabajen en favor de la inclusión social. Hay muchas maneras de hacerlo: voluntariados corporativos, donaciones, patrocinios…
  •  

   2. Contratar personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social 

 

La contratación de personas con especiales dificultades para la inclusión está bonificada en muchos de los casos mediante una reducción de las cuotas que la empresa paga a la Seguridad Social.

 

Por otro lado, la Ley General de Discapacidad obliga a las empresas de 50 o más empleados a reservar un 2% de los puestos de su plantilla para personas con discapacidad. Incumplir esta medida puede exponer a la empresa a sanciones y multas.

 

Contratar a personas con discapacidad puede ofrecer muchas ventajas, más allá del cumplimiento de la ley, como la mejora del ambiente laboral o la oportunidad de beneficiarse del talento de personas que, por prejuicios o desconocimiento, en ocasiones quedan excluidas del mercado de trabajo.

 

   3. Política de compras con criterio social 

 

Priorizar en las compras y contrataciones a empresas que fomentan políticas justas de contratación o que destinan sus beneficios a luchar por la inclusión social es otra manera de colaborar con la causa. Es tan sencillo como contratar un suministro básico, como es la luz o el gas de tu empresa, con una empresa de economía social como JUAN ENERGY. 

 

JUAN ENERGY es la primera comercializadora de España sin ánimo de lucro, pues destina el 100% de sus beneficios a proyectos solidarios para mejorar la vida de los más vulnerables de la sociedad. Además, estamos constituidos como Centro Especial de Empleo, de modo que también creamos empleo directo para personas con discapacidad.

 

 

 

 

Contratando con nosotros la energía de tu empresa, puedes transformar la vida de muchas personas a la vez que cumples con la Ley General de Discapacidad mediante las llamadas medidas alternativas. 

 

En este post te explicamos cómo puedes cumplir con esta normativa sólo con pagar la factura de la luz o gas de tu empresa, una posibilidad que se abre para aquellas empresas que, por causas económicas, técnicas, operativas o de producción, no pueden recurrir a la contratación directa de personas con discapacidad.

 

   4. Flexibilidad laboral 

 

La flexibilidad es algo que motiva a tus trabajadores. Pero también permite que personas que pueden aportar mucho a tu empresa puedan formar parte de ella o conciliar mejor su vida laboral. Esta es otra medida que da oportunidades a ciertas personas que no podrían trabajar, o permanecer en tu empresa, de otro modo.

 

   5. Accesibilidad en los productos o servicios 

 

Muchos negocios también pueden transformar sus productos o servicios para que sean más inclusivos. Por ejemplo, implementando formas de apertura más fácil, utilizando tipografías más grandes y legibles, haciendo más accesible la información mediante las herramientas de lectura fácil o incluyendo marcas y códigos para personas con discapacidad visual.

 

Por otro lado, incluir de forma natural a personas en situación de vulnerabilidad psicosocial  en las comunicaciones o anuncios de la marca es otra forma de contribuir a su inclusión social.

 

¿Qué te parecen estas medidas para fomentar la inclusión social desde la empresa? Si tu empresa es una compañía socialmente responsable, o quiere serlo todavía más, te animamos a que solicites información sobre las ventajas de contratar la energía 100% verde y 100% solidaria de JUAN ENERGY.

  

descarga guía lgd para empresas

    Compartir en redes:
cuanto pagas con juan energy

¿No te quieres perder nada?

¡Suscríbete a la newsletter del blog!

descarga la guía de la LGD
Posts relacionados